El compromiso de SIGRE con la sociedad tiene un doble objetivo: sanitario y medioambiental